Ciervo de los Pantanos | Nuevo Parque Nacional en Buenos Aires 7352

Zona de Campana

La Cámara de Senadores de la Nación sancionó esta tarde la ley de creación del Parque Nacional Ciervo de los Pantanos en la zona de Campana, que incluirá en sus más de cinco mil hectáreas a la actual Reserva Natural Otamendi.

El nuevo Parque integrará las 4.088 hectáreas que conformaban la Reserva con otras 1.200 de la Reserva Natural Río Luján, que anteriormente se encontraba bajo jurisdicción de la Provincia y luego de un convenio con OPDS (Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible) fue anexada a la Reserva Natural Otamendi. Esto dará lugar a un espacio significativo para la conservación de la biodiversidad y la sustentabilidad de los servicios ambientales del humedal, incorporando a la cuenca baja del río Luján.

De esta manera, concluye el proceso iniciado con la aprobación del proyecto en la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires en diciembre de 2017, seguido por la promulgación en enero de este año de la Ley provincial que transfirió las tierras fiscales a la Nación con destino a la creación del Parque, mientras que la Cámara de Diputados de la Nación dio media sanción a la iniciativa en el mes de julio.

La creación de esta nueva área protegida coincide con el 28° aniversario de la Reserva Otamendi, y amplía la superficie del área protegida jerarquizando su estatus de conservación, por lo que la APN presentará en los próximos meses un ambicioso proyecto de uso público y de reintroducción de especies autóctonas.

Un refugio para las especies

Los pastizales altos están dominados por enormes cortaderas o “colas de zorro”, donde aves como los mistos y corbatitas encuentran un sitio clave donde vivir. En la barranca se conforman bosques naturales de talas, acompañados de saucos, ombúes y espinillos, y son recorridos por zorzales, tacuaritas azules y pepiteros. Allí las comadrejas overas y gatos monteses encuentran refugio diurno. Los bajos inundables son el hogar de la mayor parte de especies amenazadas del área, entre las que se destaca el emblemático ciervo de los pantanos.

La zona de la Reserva fue declarada Sitio Ramsar en 2008 y designada como Área Importante para la Conservación de las Aves (AICA), además de proteger ambientes representativos de las ecorregiones Delta e Islas del Paraná, Pampa y Espinal.

Curiosidades de platos patrios de la mano de Caminos y Sabores 3

En vísperas del 25 de mayo, Caminos y Sabores propone un repaso por algunas recetas patrias que aún viven en el paladar popular. Cada año, los clásicos nueve caminos de la feria invitan a sumergirse en los sabores, la cultura y la identidad argentina.

Para este 25 de mayo, Caminos y Sabores adelanta una receta imperdible del chef de Cocina 54, Guillermo Vanucci, quien coordinará los espacios de cocina en la 15ª edición que tendrá lugar del 6 al 9 de julio en La Rural. Guillermo Vanucci propone “Dúo de empanadas”, uno de sus clásicos platos ideales para seducir al paladar.

Los argentinos celebran cada fiesta patria entre empanadas, locro, pastelitos, mazamorra y otros exquisitos platos más que, a través del paladar; transportan a otros tiempos. Así, las reuniones familiares resultan ser encuentros para recordar y compartir con las nuevas generaciones, cómo eran las costumbres y tradiciones de antes.

Las empanadas, para Daniel Balmaceda historiador y autor del libro “La comida en la historia argentina”, son un alimento pensado para comer al paso, creadas por señoras que vivían alejadas del centro de la ciudad, las hacían en su casa, las ponían en un canasto, las tapaban con una manta y las llevaban al centro. “Podemos decir que en la actual Plaza de Mayo hubo empanadas, porque se vendían en la recova como en todas las plazas, era el alimento que se vendía justamente en las plazas para los que -como decíamos antes- consumían algo en la calle”, relata Balmaceda.

Pensando en el momento dulce, el reconocido historiador cuenta: “Los pastelitos eran una comida de la tarde, lo que hoy llamaríamos la hora del té e inclusive un poco más tarde”. Por aquellos años, la tradición era fabricarlos con la masa que sobraba de otras preparaciones. Hoy en día, rellenos de membrillo o dulce de batata, son los aliados perfectos a la hora del mate. A su vez, Balmaceda comenta: “La mazamorra, en muchos casos era el postre, era de los más habituales y preferidos de los chicos, vendría hacer el arroz con leche posterior”.

Mantener las tradiciones o “costumbres argentinas” es un desafío que afrontan todas las generaciones. “Antes existía la tradición familiar, el cuaderno de recetas que la dueña de casa iba incrementando con nuevos platos e intercambiando con sus parientes y amigas, ampliando el menú de preparación, para luego transmitirlo. Cada uno de esos cuadernos pertenecía a la familia y la preparación era exclusiva de cada casa”, afirma Balmaceda. Para conservar las tradiciones, el escritor sugiere “volver a tener platos característicos de las familias, encontrar al familiar que prepare el mejor locro y que esa persona pase la receta a las próximas generaciones”.

Y si de tradiciones se trata, la 15° edición de Caminos y Sabores: “el gran mercado argentino”, ofrecerá una amplia variedad de productos tradicionales y a su vez, la oportunidad de disfrutar de platos tradicionales en la nueva Plaza del Mercado de la mano de chefs y emprendedores de todo el país.

Mayor información en: www.caminosysabores.com.ar

Lo más leído

Editor Picks